El 2017 fue el año en que los entusiastas del Blockchain comunicaron los usos prácticos y el valor agregado que la solución ofrecería a las compañías con sus programas piloto. El camino ya comenzó y muchos ejecutivos lo tienen dentro de su hoja de ruta para 2018.  

 

Cómo describirías tu trabajo a un niño de 10 años: “Las computadoras son como juegos de Lego, y la nube es como tener miles o millones de juegos de Lego conectados. Los proveedores de servicio de nube rentan estos ‘juegos’, a fin de que la gente pueda procesar, transmitir y almacenar datos a través de Internet. Los ayudo a decidir cuáles son los ‘mejores’ juegos que deben construir.”

 

Hoy en un mundo donde la interconexión es lo más importante. Las personas ya no están dispuestas a tener largas esperas para obtener la información que requieren, donde se ha vuelto cotidiano el tener miles de posibilidades en la mano gracias a la telefonía celular, un solo clic nos habilita para poder hacer transacciones bancarias complejas o simples y las búsquedas de amigos toman un papel de vital importancia los centros de datos de nueva generación.

 

Las expectativas de los clientes son hoy mayores que nunca. Actualmente demandan una experiencia personalizada que se ajuste a sus necesidades, ya sea en tiendas online o en físicas.  Por ejemplo, de acuerdo con Accenture para  75% de los consumidores es más probable que realicen sus comprar  a una empresa que los conoce por su nombre, que les hace recomendaciones conforme a compras anteriores o que conoce su historial de compras.

 

 

 

Síguenos en Twitter

 

Síguenos en Facebook