La velocidad de surgimiento de nuevas tecnologías y de adopción de ellas es cada vez mayor. Esta evolución trae un crecimiento exponencial de superficies posibles de ataques, al mismo tiempo que ofrece innumerables oportunidades a las empresas. Ante el inmenso volumen de datos que necesitan ser procesados, los algoritmos avanzados simplifican el análisis y la toma de decisiones. La inteligencia artificial es la tecnología más adecuada para superar este desafío, pero trae consigo un temor: ¿cómo queda la seguridad y la privacidad de mis datos al adoptarla?

 

Usted sabe que necesita una gran red para apoyar las operaciones de su tienda. Sabe que sus consumidores quieren un Wi-Fi estable cuando realizan búsquedas. Pero lo que tal vez no sabe del todo es como una red gestionada desde la nube puede ayudarle a profundizar la lealtad del consumidor e incrementar ventas. 

 

Cuando las empresas tienen una gran cantidad de datos y aplicaciones por gestionar, la infraestructura de nube es la mejor manera de minimizar los altos costos que representa la cada vez más compleja infraestructura de TI. En el caso del almacenamiento, por ejemplo, el Cloud Computing ayuda a hacer más eficiente la labor de respaldo y recuperación. 

 

¿Considera que su compañía es inteligente? O ¿sabe en qué etapa del proceso se encuentra para convertirse en una? Si usted quiere tener un negocio competitivo, debería considerar este viaje y aprender así las respuestas a estas preguntas. Para comprender mejor el concepto de “inteligencia empresarial”, podemos definirla como aquellas compañías que están tomando ventaja de los lazos entre el mundo físico y digital para mejorar su visibilidad y movilizar ideas que generen mejores experiencias para sus clientes. 

 

 

 

Síguenos en Twitter

 

Síguenos en Facebook