802.11ax para un mundo cada vez más conectado

La proliferación de dispositivos conectados está poniendo cada vez más presión en las redes de los grandes parques corporativos. IDC anticipa que para 2020 habrá más de 30 mil millones de “cosas” conectadas, por eso, garantizar la calidad de la experiencia de los usuarios en zonas de muy alta densidad es un desafío cada vez más grande.  De hecho, se espera que aplicaciones como la transmisión de video 4K eleven el tráfico de Internet a 278 108 petabytes por mes en 2021, y los usuarios generarán un sorprendente volumen de 163 zettabytes de datos anualmente en 2025.  

 

El correo electrónico sigue representando el principal vector utilizado por los ciberdelincuentes, así que comprometer el correo electrónico empresarial (Business Email Compromise, o BEC) está ganando tracción como uno de los tipos preferidos de ataques en el mundo.

 

Las oficinas remotas y sucursales (ROBO, por sus siglas en inglés) son pilares importantes en las empresas, dada su cercanía con los clientes y su exposición hacia el mercado objetivo. Con todo, históricamente han padecido una especie de desatención cuando se trata de infraestructura tecnológica: suelen tener grandes limitaciones presupuestarias y poco espacio físico para armarse de servidores y equipos para cubrir sus necesidades, e incluso en ocasiones ni siquiera cuentan con un staff de TI calificado.

 

La inteligencia artificial (IA) pareciera ser el tema del momento. Todos hablan de ella, y hay cada vez más productos informáticos que incluyen algún tipo de tecnología basada en IA, desde los algoritmos del aprendizaje automático (machine learning) hasta las redes neuronales y el aprendizaje profundo. En este contexto, es tentador pensar en la IA como otro caso de bombardeo publicitario, una moda que pasará dentro de pocos meses. Pero por muchos motivos, la IA llegó para quedarse. 

 

 

 

Síguenos en Twitter

 

Síguenos en Facebook