Actualmente, la moneda de los negocios son los datos. Cada interacción –sea física o virtual– existente entre empleados de una misma o de diferentes organizaciones (pudiendo tratarse de clientes, instancias gubernamentales, socios de negocio, etcétera) deja un rastro de datos. El hiper crecimiento, hiper dispersión e hiper criticidad de estos datos, han ocasionado una revolución en la forma en que se realizan las operaciones en las empresas que, a la vez, están migrando hacia la Transformación Digital para mantenerse vigentes.

 

Hace más de una década, cuando las organizaciones comenzaron a mover los centros de datos y software a la nube, su argumento principal era ahorrar dinero. Como resultado, muchas empresas continúan desplegando soluciones en la nube en silos, manteniendo sus sistemas tradicionales.

 

La informática sin servidor continúa siendo objeto de gran debate, principalmente debido a la percepción de que permite a las organizaciones concentrarse más claramente en sus aplicaciones en lugar de en la infraestructura subyacente. En concreto, la expresión “serverless” o “sin servidor” se refiere al concepto de “diseñar y ejecutar aplicaciones que no requieren de la administración de servidores. Describe un modelo de implementación más minucioso en el cual las aplicaciones y microservicios, agrupados o no como funciones, se cargan en una plataforma y luego se los ejecuta, escala y factura en función de la demanda exacta requerida en ese momento”, según definición de la Cloud Native Computing Foundation (CNCF)

 

La evolución de la tecnología ha modificado totalmente la forma en que las empresas operan y por esa razón en la actualidad se le tiene que ver como la mejor herramienta para adaptarse al entorno, en lugar de un lujo o una moda.  

 

 

 

Síguenos en Twitter

 

Síguenos en Facebook