Ante un panorama dónde las empresas deben aprender cómo utilizar la transformación digital en pro de crecer comercial y económicamente, Dell EMC analiza las tendencias que marcarán la Era de los Datos comenzando en 2019 y pensando hacia el 2030.  

 

Cuando pensamos en la industria de la salud, es normal preguntarnos cómo funciona la relación con el cliente. Más allá de clientes, en este sector la relación se lleva a cabo con pacientes: personas que esperan que las instituciones y los profesionales estén a su disposición en todo momento, independientemente de la situación, para ayudarles en casos de emergencia, brindarles cuidados médicos y procurar su bienestar o el de personas cercanas.

 

La tecnología está cada vez más presente en la vida de la población. Hoy en día es imposible imaginar la vida sin acceso a Internet o sin un teléfono inteligente. Las nuevas generaciones, como la llamada Z, desde pequeñas ya tienen acceso a dispositivos electrónicos conectados y son más dependientes de la tecnología en las actividades cotidianas, ya sea para ver contenidos en línea, mantener relaciones interpersonales o realizar sus tareas, cómo ver las horas en un equipo digital, dejando de lado los relojes analógicos.   

 

La evolución y diversificación de las infraestructuras de TI empresariales continúan imparables, lo que sigue representando un reto para las organizaciones que aún están arraigadas a tecnologías tradicionales, puramente on-premise e incluso heredadas, por las barreras que tales condiciones imponen en su proceso de transformación digital. Por ello, lograr una óptima disponibilidad de datos y aplicaciones se ha convertido en un “must” (deber) como parte de la estrategia.