Cada vez más, las empresas adoptan estrategias de gobernanza de datos para garantizar que las inversiones en transformación digital sean efectivas. Eso porque, de acuerdo con el reportaje publicado por Forber Insights, las Operaciones, Ventas y la Gestión son las tres áreas principales en las empresas que propulsarán la adopción de Business Inteligence (BI) en 2018. 

La apuesta en gobernanza surge para atender la agilidad que el mercado necesita, sin perder la seguridad de la información y la precisión de análisis. En 2016, la propia Forbes, en el relevamiento "Breakthrough Business Intelligence: How Stronger Governance Becomes a Force for Enablement” ², indicó que las organizaciones ya sentían el impacto de la ausencia de una gestión de datos más adecuada. En ese escenario, dejaban de aprovechar el potencial generado por inteligencia artificial, big data, análisis y BI.

Gobernanza de datos y generación de valor

Sin extenderme o resumir demasiado, podemos decir que la gobernanza de datos define el plan para la gestión de activos de información de una organización que propone estar orientada por ellos. El valor de una acción nada simple como esa es que convierte la lectura de datos accesible para quien está en el negocio, y derrumba barreras ocupadas por conocimientos técnicos. El CIO pasa a participar de discusiones más amplias en una empresa. Y la toma de decisión a partir de datos resulta más rápida y segura. 

Además, según el estudio publicado en Forbes¹, tomar decisiones mejores, conquistar eficiencia operacional, aumentar los ingresos y la ventaja competitiva son cuatro principales objetivos de las organizaciones que utilizan BI actualmente. En el mundo de los negocios, estamos hablando de tiempo y la Gobernanza suele adoptarse para orquestar mejor información que proporciona insumo para utilizar la inteligencia aplicada en ella.

Usuarios capacitados

Para sobrevivir, toda empresa necesita ser generadora de datos y, en ese contexto, tener usuarios capacitados, con acceso a fuentes limpias y consistentes de información, es extremadamente relevante. Para que una empresa orientada por datos funcione y atienda todos los niveles de acceso necesarios, la gobernanza debe proveer soluciones que interactúen con flexibilidad. 

El objetivo es que la sensación de perder oportunidades en la ausencia de informaciones apropiadas para los negocios disminuya y se aproxime a cero. La suma de la gobernanza a otras herramientas, como big data, IA y BI, debe proporcionar inteligencia instantánea y segura cuando los usuarios lo necesiten.

Solo conseguimos extraer valor de los datos si se puede acceder a ellos, son precisos y confiables. En esa nueva ola, no podemos contar con datos medianos para tomar decisiones de negocio y apostar en la transformación digital. Hoy, IA, big data, BI, entre tantas otras inteligencias aplicadas, demandan gobernanza, protección y monitorización continua. La ventaja frente a la competencia solo existirá si las informaciones que alimentan los pipelines de negocios reúnen lo que es, realmente, relevante para los negocios. Estamos en un camino sin marcha atrás, ya que los volúmenes de datos y la complejidad aumentan.

Si desea saber más sobre las soluciones de Hitachi para la protección y el almacenamiento de datos, sugiero que también lea este material:

 

Marcelo Sales, CTO Hitachi Vantara