El auge de la inteligencia artificial (IA) implica un beneficio potencial para los resultados comerciales en general. Por este motivo, empresas de todos los tamaños incorporan la IA, el aprendizaje automático y el aprendizaje profundo a sus procesos comerciales, desde la automatización hasta el análisis. Los bots conversacionales mejoran la experiencia de atención al cliente y los modelos predictivos ayudan a las organizaciones con la gestión del inventario. Algunas organizaciones usan IA para identificar patrones en los datos que permiten a los departamentos de marketing y de ventas reaccionar con rapidez ante las tendencias en constante cambio. Otras organizaciones implementan la IA para facilitar la detección de fraudes y garantizar la seguridad. Independientemente de la aplicación, casi todas las líneas de negocios de todos los sectores se benefician con la IA.

Sin embargo, muchas organizaciones no comprenden que la aplicación de la IA requiere de un equipo. Cuando los departamentos individuales comienzan proyectos de IA por su cuenta sin el soporte de los departamentos de TI, el éxito se dificulta. Sorpresivamente, esto es frecuente en las empresas actuales.

En un estudio reciente de Forrester Consulting, se descubrió que las líneas de negocios evitan completamente al departamento de TI del 15% al 20% de las veces durante sus iniciativas de IA. A pesar de que puede parecer un porcentaje pequeño, las posibles repercusiones no lo son. Evitar al departamento de TI puede tener consecuencias masivas y conducir a problemas más importantes a corto y largo plazo.

La IA ofrece a las empresas una ventaja competitiva y les permite prepararse para crecer. Pero el proceso debe ser estratégico y debe implementarse junto con el departamento de TI de la organización. Como varias empresas han aprendido por la fuerza, evitar al departamento de TI puede ocasionar problemas, conducir a costos elevados, crear brechas de seguridad y generar otros problemas en el futuro. La reputación de la empresa está en riesgo. Para la mayoría de las empresas, buscar maneras de mejorar la experiencia del cliente en todas las etapas de su recorrido es la prioridad principal. La atención al cliente es la primera línea de interacción de la organización con sus clientes, de modo que presenta una oportunidad perfecta para sorprenderlos y complacerlos con contenido inteligente sobre la marca. Este es el principal motivo por el que las interacciones basadas en IA deben ser excelentes. Una interacción negativa puede frustrar a los clientes.

Incluso si las intenciones son buenas, los errores inesperados en las implementaciones de IA pueden volverse públicos con rapidez, lo que causará daños considerables en la reputación de la empresa y en su capacidad de triunfar. 

Sin duda, esto no significa que estas empresas no deban avanzar con sus proyectos de IA. Las empresas más modernas e innovadoras ya usan IA o planifican implementarla durante el año próximo. Por lo tanto, esperar no es una opción. De hecho, no actuar puede representar el riesgo de atrasarse y tener que ponerse al día en el mercado.

Cómo asociarse con el departamento de TI para desarrollar un plan de IA estratégico

La buena noticia es que los directores de TI y los líderes de TI se encuentran bien posicionados para dirigir los proyectos de IA en la empresa de modo que toda la organización se beneficie. Pueden ayudar a priorizar y determinar qué proyectos convienen en función de los recursos disponibles. El departamento de TI puede brindar orientación estratégica sobre cómo comenzar y evaluar el entorno, lo que es fundamental para el éxito. Es mejor obtener una ventaja temprana con la IA antes de pasar a un proyecto de alto perfil y de misión crítica, que podría causar problemas considerables si se producen errores. Los líderes de TI pueden ayudar a investigar y orientar estas conversaciones, y garantizar que la estrategia se alinee con la estrategia de la empresa.

Los líderes de TI también comprenden mejor que nadie las nuevas exigencias de hardware y software que implica la IA. Si su infraestructura no está preparada para manejar más cargas de trabajo, es posible que los proyectos requieran más tiempo y dinero. El departamento de TI conoce mejor sus sistemas internos y puede recomendar los proveedores confiables, otro componente crucial.

Otro beneficio de asociarse con el departamento de TI es que este conoce la infraestructura de TI de la empresa, lo que incluye sus límites actuales, y usará esa información cuando compre nuevos equipos diseñados para manejar enormes cantidades de datos. Además, puede implementar seguridad y controles centralizados para garantizar que los datos estén protegidos y seguros, y cumplir con las normativas y los mandatos a nivel global.

La IA es emocionante y ofrece incontables beneficios a las empresas, pero las líneas de negocios individuales deben trabajar junto con sus departamentos de TI para garantizar que se implemente correctamente. La implementación de la IA es un ejercicio en equipo y desarrollar esta asociación desde el principio le puede permitir a la empresa ahorrar tiempo, dinero e inconvenientes en el futuro. Al trabajar en conjunto, todos ganan.

Octavio Osorio, Vicepresidente del sector Enterprise de Dell EMC

 

 

 

 

 

Síguenos en Twitter

 

Síguenos en Facebook