Las oficinas remotas y sucursales (ROBO, por sus siglas en inglés) son pilares importantes en las empresas, dada su cercanía con los clientes y su exposición hacia el mercado objetivo. Con todo, históricamente han padecido una especie de desatención cuando se trata de infraestructura tecnológica: suelen tener grandes limitaciones presupuestarias y poco espacio físico para armarse de servidores y equipos para cubrir sus necesidades, e incluso en ocasiones ni siquiera cuentan con un staff de TI calificado.

Si bien quisieran tener mayores recursos para hacerse de una infraestructura de TI que habilite la gestión de datos inteligentes y la hiper disponibilidad, necesarias para anticiparse a las necesidades de los clientes y cumplir sus expectativas, habitualmente sólo reciben atención de las oficinas centrales cuando ocurre algún problema de grandes dimensiones. Conforme las organizaciones adoptan más tecnologías digitales este enfoque se vuelve inaceptable, sobre todo porque siempre existe el riesgo de una falla en los sistemas, errores humanos y ataques maliciosos, como el Ransomware, que ponen en peligro la confiabilidad y accesibilidad de los datos, aplicaciones e infraestructura y, por ende, del negocio.

Actualmente, de acuerdo con el Reporte de Disponibilidad 2017 de Veeam, en México el 77% de las empresas consideran que tienen una brecha de disponibilidad que no les permite estar permanentemente activas, y esto incluye a las oficinas remotas y sucursales. Según el informe, esto les acarrea costos aproximados de $23.1 millones de dólares, a causa de que el equipo de TI no logra brindar el servicio que esperan las unidades de negocio. 

Para que puedan cumplir con las exigencias del mundo conectado actual y dar mejores resultados de negocio a sus corporativos, las ROBO deben resolver el desafío de satisfacer su demanda de TI e ir más allá hacia una exitosa transformación digital, impulsando la continuidad Always-On del negocio y la colaboración total a través de estrategias de TI disruptivas e innovadoras. 

Seguir estas acciones puede ayudarles a lograrlo:

1. Imitar el centro de datos centralizado. La virtualización reduce drásticamente las limitaciones en TI de las oficinas remotas y sucursales, y minimiza también sus gastos de capital. De igual forma, este entorno les permite tener una capacidad de almacenamiento adecuada y admite sistemas de respaldo y recuperación más avanzados, lo que se traduce en mayor protección.

2. Contar con almacenamiento inteligente. Los sistemas unificados admiten tanto almacenamiento basado en archivos como en bloques, lo que no sucede con las soluciones tradicionales. Esta flexibilidad habilita a las ROBO a sacar el mayor provecho de la tecnología y brindar una mejor respuesta a las unidades de negocio.

3. Asegurar una visibilidad completa. Una consola que gestione la solución de disponibilidad de forma efectiva y simple, y que provea visibilidad de los respaldos y ambientes virtuales desde cualquier lugar, ayuda a que el equipo de TI sea más eficiente en la entrega de servicios a sus usuarios, y a responder mejor ante la necesidad de recuperar archivos o aplicaciones críticos.

4. Aplicar mejores prácticas para una hiper disponibilidad. La tecnología por sí sola no resuelve el tema de la disponibilidad. La Regla 3-2-1, que establece la necesidad de tener 3 copias diferentes de los datos en 2 medios distintos, con 1 de ellos fuera de las instalaciones, es una práctica imprescindible para las ROBO.

5. Hacer más actividades locales. Ejecutar el respaldo y replicación de forma local, en lugar de depender del soporte externo, facilita el manejo de archivos y aplicaciones, lo que redunda en una respuesta más eficiente a las solicitudes de las áreas de negocio.

Con base en las posibilidades y características de cada oficina remota, queda del lado de las organizaciones decidir cuáles de estas acciones pueden llevar a cabo para acercarse al objetivo de un manejo inteligente de sus datos y aplicaciones de misión crítica, lo cual es sumamente importante para garantizar el éxito del negocio en esta era enmarcada por la actividad permanente, la agilidad de respuesta y la hiper disponibilidad empresarial.

 

Jan Ryniewicz, director de Marketing de Veeam para Latinoamérica

 

 

 

 

 

Síguenos en Twitter

 

Síguenos en Facebook