La nube es una de las tecnologías a las que cada vez mayor número de organizaciones está recurriendo, pues implementada inteligentemente les permite ofrecer servicios más ágiles y seguros, de manera fácil y eficiente. Hace poco más de una década que nació este formato de cómputo, pero es hoy que vive su mayor momento debido al ritmo de la innovación en la historia reciente, impulsado por estrategias de transformación digital, colaboración 7.24.365 e hiper disponibilidad, entre otras.

Es significativo el número de organizaciones en las que la nube está cambiando la forma en que cumplen tanto con sus metas de producción como con las de protección. De acuerdo con el Reporte de Disponibilidad 2017 de Veeam, las empresas a nivel nacional están invirtiendo aceleradamente en la nube, en diversos formatos: 67%, en software como servicio (SaaS); 50%, en infraestructura como servicio (IaaS), y 40%, en plataforma como servicio (PaaS). De manera adicional, 57% de ellas también invierten en respaldo como servicio (BaaS), y 43%, en recuperación ante desastres como servicio (DRaaS). 

Para la conformación del mundo permanentemente activo y conectado que empresas y usuarios esperan, la nube está demostrando tener, pues, un doble valor: por un lado, ciertamente es el habilitador por excelencia de la transformación digital de los negocios, al abrir la puerta a una mayor productividad de los empleados mediante herramientas de colaboración y automatización de procesos que hacen más ágil la operación, pero por otro –no menos importante–, la nube es también uno de los principales ingredientes con los que las compañías garantizan la disponibilidad de datos, aplicaciones e infraestructura.

Los cambios por venir

El naciente fenómeno del aprovechamiento dual del cómputo en la nube implica ciertas modificaciones a la tendencia tecnológica que esta modalidad representa, las cuales comenzarán a hacerse presentes en las iniciativas de TI de las organizaciones. 

La más notoria es, sin duda, el uso de una estrategia de nube híbrida, dado que no existe un único entorno de nube que sea perfecto para cada carga de trabajo. En este sentido, las plataformas de gestión de ambientes multi-nube seguirán madurando para dar paso a la óptima integración de los diferentes tipos de nubes. De igual forma lo harán los servicios de bases de datos en la nube, como Azure Cosmos y Google Cloud Spanner, permitiendo el desarrollo de nuevas aplicaciones de misión crítica, de híper escala y sumamente distribuidas.

Conforme este tipo de soluciones y otras aplicaciones nativas en la nube continúen mejorando para un mayor aprovechamiento del entorno Cloud, el interés de las empresas por integrar datos y análisis en cada herramienta que se entregue en la nube será cada vez mayor. Características atractivas como baja latencia, escalamiento horizontal y distribución geográfica proporcionarán el tipo de potencia que requieren las tendencias globales, como el Internet de las Cosas (IoT).

De cara al futuro, una vez que se vayan dando estas modificaciones, la inteligencia artificial (IA) habilitada a través de las plataformas de nube comenzará también a penetrar de forma masiva en las diferentes industrias y aplicaciones empresariales. 

Si hoy día tecnologías como Alexa, Cortana y Siri ya demuestran el poder de esta tendencia y su impacto en la vida diaria, imagine lo que la IA y las capacidades del aprendizaje automático harán por las organizaciones, impulsadas por petabytes de datos y recursos computacionales ágiles y eficientes. Por citar unos ejemplos, podemos pensar en el gran impacto que podrían tener la investigación biotécnica, los modelos económicos y financieros, y la experiencia de los clientes, entre otras.

La pregunta para las organizaciones en la actualidad no gira en torno a subirse o no a la nube, sino a cuál es la mejor estrategia para tener éxito. Apenas estamos comenzando a entender las nuevas dinámicas que provocarán la evolución de la nube y las aplicaciones que se monten en ella, así como la creciente automatización y, por supuesto, la nueva agilidad que ofrecerá la hiper disponibilidad.  Lo que sí es un hecho es el alto valor que la nube tiene en la tarea de las empresas de prepararse para la nueva era digital de los negocios y la interacción con clientes. 

 

Paul Mattes, vicepresidente del Grupo de Nube Global de Veeam

 

 

Te podría interesar:

Business Email Compromise (BEC): una estafa de US $ 12.5 mil millonesBusiness Email Compromise (BEC): una estafa de US $ 12.5 mil millones
11 Sep 2018 22:12 - Alejandro Tomas, Sales Engineer para SonicWall México, Centroamérica y El Caribe

  El correo electrónico sigue representando el principal vector utilizado por los ciberdelincue [ ... ]

Kronos se transforma en una central de SaaS con la ayuda de SalesforceKronos se transforma en una central de SaaS con la ayuda de Salesforce
11 Sep 2018 21:56 - Redacción

  Salesforce anunció que Kronos Incorporated, proveedor de soluciones de gestión de fuerza lab [ ... ]

Impartner PRM, comuníquese asertivamente con mayoristas o fabricantesImpartner PRM, comuníquese asertivamente con mayoristas o fabricantes
14 Sep 2018 22:55 - Adrián Rivera

  Juan Luis Muñoz, Vicepresidente de Impartner para América Latina explicó que las demandas a [ ... ]

 

 

 

Síguenos en Twitter

 

Síguenos en Facebook