Dicen que el peligro se esconde en los pequeños detalles. En algunas circunstancias, lo anterior resulta abrumadoramente cierto. Por ejemplo, tras sufrir un incidente en su plataforma tecnológica (un ciberataque, los efectos de un desastre natural o una falla grave en el suministro eléctrico), las organizaciones que utilizan soluciones de Disaster Recovery (DR, Recuperación ante Desastres) y Data Backup (DB, Respaldo de Datos) confían en una rápida rehabilitación.

 

La cada vez más compleja dinámica empresarial que lleva a los negocios a estar siempre conectados (Always-On), es un factor principal del creciente uso de la nube en sus diferentes modalidades.

 

El mercado Wi-Fi sigue imparable. Su valor económico global anual a fines del año pasado, según la Wi-Fi Alliance , estaba en $1.96 billones de dólares, y el organismo proyecta que alcanzará los $3.47 billones hacia 2023. Los dispositivos móviles y de IoT en el ámbito empresarial se perfilan como los grandes impulsores del crecimiento de este segmento. 

 

Ha sido un tema altamente comentado durante años: la brecha de habilidades en ciberseguridad, no hay suficientes talentos especializados y existe una oferta crítica de vacantes en este ramo. Esto se está convirtiendo en un reto de tal magnitud que es incluso, parte de la Estrategia Cibernética Nacional del Gobierno de los Estados Unidos, por ejemplo.