Gartner predice que para 2025, el 80 por ciento de las empresas migrarán totalmente de los centros de datos locales, y seguirán la tendencia de mover las cargas de trabajo a la nube, llevándolas a cerrar sus centros de datos tradicionales.

Actualmente la función de los centros de datos tradicionales está siendo relegada a la de ser un área de espera, dedicada a servicios muy específicos que no se pueden albergar en otro lugar, o que respalda a aquellos sistemas que son más eficientes económicamente en las instalaciones.

“Los líderes de infraestructura y operaciones (I&O) deben prepararse para colocar cargas de trabajo que satisfagan las necesidades del negocio en lugares no restringidos por una ubicación física, por ejemplo una nube pública. Los líderes deben identificar si existen razones estratégicas para persistir en mantener las instalaciones locales, especialmente considerando la significativa inversión que involucra, a menudo durante muchos años”, dijo Federico De Silva, Senior Director de Gartner y chairman de la próxima Conferencia de Infraestructura de TI, Operaciones y Estrategias en la nube de Gartner, que tendrá lugar el próximo 25 y 26 de junio en la Ciudad de México. 

Por otro lado, los servicios de interconexión, los proveedores de la nube, el Internet de las Cosas (IoT), los servicios perimetrales y las ofertas de SaaS continuarán creciendo, por lo que las razones para permanecer en una topología de centro de datos tradicional tendrán ventajas limitadas de acuerdo con Gartner.

“Los líderes de I&O enfrentan hoy un desafío abrumador. El IT que han conocido durante décadas está cambiando radicalmente. La función principal de TI será permitir que el negocio sea más ágil, ingresar a nuevos mercados con mayor rapidez, brindar servicios más cercanos al cliente y colocar cargas de trabajo específicas según los impactos comerciales, regulatorios y geopolíticos”, comentó David Capuccio, vicepresidente, distinguido analista y jefe de investigación sobre infraestructura en Gartner. 

 

Los impactos claves de este cambio son los siguientes:

■ La colocación de la carga de trabajo en una infraestructura digital se basa en la necesidad empresarial y no está limitada por la ubicación física.

■ Los líderes de I&O deben crear un ecosistema de socios de servicio para ayudar a habilitar infraestructuras escalables y ágiles.

■ La administración de infraestructura digital distribuida proporcionará las herramientas para que I&O monitoree y administre cualquier activo o proceso, en cualquier lugar y en cualquier momento, lo que permite una transición exitosa al negocio digital.

■ El movimiento hacia la infraestructura digital resultará en una complejidad radicalmente mayor para I&O, por lo que el personal debe ser capacitado nuevamente, con un enfoque en la versatilidad.

La infraestructura y operaciones de TI son un punto central para la disrupción y la innovación, especialmente ahora que hay más organizaciones que buscan velocidad, agilidad y resiliencia para crear su futuro digital. Sin embargo, para continuar siendo relevante en los negocios digitales del futuro, se requiere actuar en el presente.

 

 

 

 

 

 

 

Síguenos en Twitter

 

Síguenos en Facebook