Según cifras del Virtual Networking Index (VNI) de Cisco, el tráfico móvil crecerá a una tasa del 46% anual en el periodo 2017-2022, es decir, registrará un incremento del 700% en un lapso de cinco años, con lo que se alcanzará un promedio de 930 exabytes por año a nivel global para el final de este periodo. Gran parte de este tráfico está impulsado por el auge de los contenidos de video, los cuales comprenderán 79% del tráfico móvil para 2022. 

En México el fenómeno se replica a una escala más moderada, donde se espera que el tráfico IP crezca a una tasa del 23% anual, donde el video abarcará alrededor del 83% del tráfico de internet.

Si bien Latinoamérica no se destaca entre los territorios que más aportan al tráfico móvil mundial, generando sólo 5.7% del total de datos en este rubro, regiones como Asia Pacífico (55.7%) así como el Medio Oriente y África (14.4%) empezarán a tener posiciones más relevantes en cuanto a tráfico móvil, la primera derivada de una infraestructura y tecnología cada vez más avanzada, mientras que el segundo caso está más impulsado por políticas de inclusión digital y desarrollo de infraestructura.

“Las redes móviles están entrando a la era del zettabyte, la expectativa de tráfico para 2022 ya alcanza los 930 exabyte por año y con una tendencia a la alza. Y hay varios catalizadores para ello, considerando que las velocidades de conexión podrían triplicarse un periodo de cinco años, además de la evolución de las redes. Nosotros vemos que a nivel mundial 54% de las redes móviles estarán conectadas a 4G, conforme el mercado va dejando generaciones anteriores como 2G y 3G mientras empieza a preparar el terreno para la adopción de nuevos protocolos como 5G, LPWA e incluso IPv6”, observó Mario de la Cruz, Director de Relaciones con Gobierno en Cisco.

Esto abre la puerta a una mayor adopción tecnológica en sectores diferentes al de consumo, dando pie a la masificación de dispositivos conectados en ambientes IoT para uso industrial, comercial, de seguridad o hasta en verticales de alta especialización, lo que irá incrementando las demandas de capacidad, volumen y velocidad en los diferentes espectros de red.

De acuerdo a tales requerimientos, el VNI señala que las redes LPWA admitirán 14% de los dispositivos móviles y conexiones M2M, mientras que 5G soportará 3% de estas conexiones y 4G el 54%. Con esto, las redes 3G (20%) y 2G (8%) reflejan un franco decrecimiento, cayendo paulatinamente en desuso y hasta podría esperarse que en algún momento se apaguen las redes legacy.

También es importante considerar entre estos factores que el número de usuarios se mantendrá en aumento, llegando a incorporar hasta 5,500 millones de usuarios, es decir, aproximadamente 71% de la población mundial. Para nuestro país la estadística puede observarse desde la parte de dispositivos, donde se augura que para 2022 habrá 396.5 millones de dispositivos conectados, es decir, alrededor de 2.9 dispositivos per cápita.

Del mismo modo, en México los smartphones representarán 27% de los dispositivos conectados, siendo superados sólo por los módulos M2M (44%). Tabletas (4%) y PCs (5%) comprenderán menos de una décima parte de los dispositivos conectados, mientras que las TVs inteligentes podrían alcanzar una representación sustancial del 18%.

Con estos datos, podemos esperar que un usuario de internet en México genere en promedio 37.5 GB del tráfico de internet mensual, mientras que a nivel doméstico esto se reflejaría en 135.8 GB al mes por hogar. 

“A medida que el tráfico móvil global se acerca a la era del zettabyte, creemos que 5G y WiFi coexistirán según sea necesario junto con las tecnologías de acceso complementarias, ofreciendo beneficios clave a nuestros clientes empresariales y proveedores de servicios para ampliar sus arquitecturas”, indicó Jonathan Davidson, Vicepresidente y Gerente General del área de Empresas Proveedoras de Negocios en Cisco.

 

 

 

 

 

 

Síguenos en Twitter

 

Síguenos en Facebook