México da un paso significativo en el aumento de la cobertura de Internet en el territorio nacional, y es así como desde el inicio de la presente administración se pretende llevar el servicio de internet a todo el país. 

México busca por una parte; reducir la brecha digital mediante el acceso a Internet a escala nacional, al tiempo que posibilita el desarrollo de nuevas aplicaciones que acreciente la transformación digital del país en actividades como telemedicina, teletrabajo y teleducación en sectores como la salud, gobierno, telecomunicaciones y el agro. 

Sin embargo, es allí donde se presenta el gran desafío, ya que si bien, en zonas urbanas la inversión en infraestructura de la última milla es justificada; no ocurre igual para las zonas rurales donde la dispersión de la población y la difícil orografía no permiten acceder a estos servicios. 

El acceso a Internet y la demanda de mayores velocidades de transferencia, ha producido una continua evolución de la tecnología de redes y soluciones inalámbricas que proporcionen el mejor servicio posible a los usuarios. Ejemplo de ello es la familia InfiLink XG, una solución de última generación en la línea de productos de la compañía multinacional Infinet Wireless, que ofrece la mejor eficiencia espectral de su tipo en la gama sub 7 GHz, con una gran potencia de procesamiento y el mejor rendimiento a distancias largas. Esta aplicación incluye canales troncales para infraestructuras de telecomunicaciones, centros educativos, empresas del área del petróleo y gas, sistemas “ciudad inteligente”, así como redes de videovigilancia y de seguridad pública.

Para Carlos de Lamadrid, Buisiness development Manager LATAM de Infinet Wireless basado en México: Esta iniciativa de cobertura debe incentivar al sector público y privado a unir esfuerzos para el desarrollo de la infraestructura digital, que permita al país contar con más fibra óptica, mayor capacidad satelital y mejores servicios inalámbricos. En ese sentido, el uso del espectro radioeléctrico se constituye en un recurso primordial para la optimización de la conectividad, promoviendo la cobertura de servicios en los lugares más apartados.

Actualmente, México cuenta con una extensa red de fibra óptica que llega a los 32  estados y un despliegue de redes celulares  que alcanzan al 85% de la población, primordialmente concentrada en las zonas urbanas. Sin embargo, sólo se cubre el 25% del territorio nacional, lo que deja a ese 15% restante sin cobertura de servicios de Internet. Es por ello que se hace imperativo cerrar la brecha digital entre las zonas urbanas y rurales, transformando del tejido productivo del país gracias a una mayor conectividad.