Paessler celebró con canales en la reunión oficial “PRTG -Time to Connect México 2018” las tendencias, aplicaciones y futuros modelos comerciales que los canales pueden adjuntar a su oferta de valor, a partir de tecnologías que se inclinan hacia el monitoreo de redes, aceleración, optimización, entre otros elementos capaces de dotar de inteligencia a la TI

Jürgen Thiel, Jefe de Ventas y Desarrollo de Negocios de Paessler AG, dijo que esta oferta de valor puede ayudar a los canales a entregar soluciones que involucren el uso de Internet de las Cosas, en el Internet Industrial de las Cosas, vertical digitalizada de Salud, hasta un tema de Ciudad Inteligente, el cual considera al borde (Edge Technology) como una parte fundamental para recopilar, analizar y entregar datos en tiempo real; todo aglutinado en una consola centralizada.

Para lograr este objetivo, crearon el concepto de Uptime Alliance que considera a nivel de fabricante, partners que puedan entregar en conjunto un plan de negocios que soporte esos niveles de proyecto. Entre ellos se consideran aliados como Checkpoint, EgoSecure, Plixer, Script Runner SigFox, SonicWall, Watchguard, entre otros. Esto permite crear soluciones completas que consideren la aplicación, la ciberseguridad, el transporte de datos, y el análisis posterior. Dicho en temas prácticos, Uptime Alliance tiene el objetivo de llevar al mercado soluciones para Educación Inteligente, Agricultura Sustentable, Movilidad Supervisada, Retail Práctico, etcétera.

Robótica, automatizar todo el tiempo

Así como se han dado a conocer con bombo y platillo el uso de robots físicos para resolver tareas mecánicas, peligrosas, o repetitivas, dentro de la red es posible tener las mismas ventajas ya que por definición un robot no necesariamente requiere de hardware.

AIM presentó su alianza con Paessler respecto a utilizar dicha carretera optimizada para entonces crear “Asistentes Digitales”. Jesús Hijon, Chief Digital Officer, y Fredy Coronado, Chief Technology, dijeron que así como se entrena a una persona nueva en los procesos que realiza la empresa, del mismo modo es posible capacitar a sus robots para que ejecuten una tarea de manera autónoma.

El algoritmo simula la interacción que realiza una persona, mientras navega en Internet y es conocido como Robotic Process Automation (RPA). Este robot a nivel de software, está basado en reglas que debe seguir para ejecutar un proceso secuencial. Así que cualquier tarea repetitiva durante un lapso de tiempo dado, es posible asignar la tarea completa a dicho RPA.

“Las empresas lidian con la falta de personal calificado para hacer una tarea. Al mismo tiempo, el personal que ya tienen, tuvieron que implementar un War Room para que los diferentes departamentos técnicos que ven una parte de la infraestructura, resolvieran dónde se originó una falla y encontraran la remediación. Esto reduce el tiempo que pueden entregar al análisis porque la gente está enfocada en resolver lo urgente en vez de atender lo importante. Los RPA resuelven porque se configuran con las mejores prácticas del proceso, al resolver periódicamente se adelantan a la incidencia y evita que se origine un problema,” consideró Jesús Hijon de AIM.

Los RPA en ese sentido son capaces de quitar carga operativa y entregar el resultado final esperado para que el staff use la información y la transforme en oportunidades o ventajas para el negocio. Dentro de un caso de éxito inmerso con el uso de un conocido ERP, el gerente que atendía a proveedores debía monitorear el pago correspondiente, revisar estado de la factura, dar aviso de cuándo podían presentar sus documentos y después verificar el estatus diariamente. El RPA de AIM realizaba dicho tracking para que se automatizara todo el proceso que abarcaba a 300 proveedores.

Es importante destacar dos elementos al respecto; por un lado, el robot puede ejecutar el trabajo 24 horas diarias y entregar los resultados a primera hora del día siguiente laboral. En este caso el proceso se contabiliza por Full Time Labor (FTL, equivalente a un tiempo laboral completo), que involucraba al gerente y su personal asignado, para dar un total de 17 FTL que el robot minimizaba a minutos. Mismo caso en la vertical de Telecomunicaciones, donde un ingeniero debía entrar y hacer login en cada radiobase, bajar el reporte de estatus, condensar los datos y entonces encontrar qué originó la falla; de una tarea titánica manual que demandaba varios días de la semana, pasó a recibir un informe diario.

El otro punto en cuestión es la optimización del propio proceso de trabajo. Una vez que las personas descartan la ejecución del proceso, disponen de tiempo para entonces agregar valor en áreas como es el re-pensar la optimización del proceso mismo. Para ello AIM desarrolló una metodología de Design Thinking que considera 5 pasos; así que tras entrar en conferencia con el Product-Owner o Process-Owner, se pueden encontrar las debilidades del proceso, quitar pasos o bien, encontrar atajos. Las actualizaciones pueden aplicarse al robot RPA para que haga más ágil su entrega. Esto es posible porque el robot no es intrusivo, es decir, no se requieren de plug-ins para que funcionen y co-habiten en la infraestructura de IT. “Es como contratar a alguien nuevo, que ya tiene la experiencia de la persona más longeva”, agregó AIM.

Por un tema de compliance, el robot almacena en dos fuentes distintas las contraseñas en bases de datos encriptadas, para asegurar la privacidad de la información. Esto le ha permitido a la firma desarrolladora ganar proyectos que involucran automatizar pagos o hacer transacciones en línea. 

Los directivos y fundadores de AIM explicaron que el primer paso de acercamiento con una empresa es establecer una consultoría para encontrar el ROI óptimo. En algunos casos la recomendación es programar un Cron para que haga tareas simples; tal es el caso de que cada mes se borre el espacio de almacenamiento de un Data Center en particular. El robot está pensado para procesos de negocio end-2-end, como es descargar información, llevar los datos para ingesta del Big Data, hacer logins, etcétera, con la ventaja de que pueda avisar si algo no se está cumpliendo dentro de su proceso.

Un robot, dependiendo de la complejidad de un proceso, podría tardar entre 7 a 9 semanas cuando se habla de proyectos de altos requerimientos y pasos a seguir. Una vez establecida la metodología se diseña el proceso y como AIM considera un modelo Cloud, la puesta en marcha tras el aprendizaje puede ser desde el día 1. Para más información, visite www.aimdigital.es o póngase en contacto a través de Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

 

 

 

 

Síguenos en Twitter

 

Síguenos en Facebook