Según los expertos en sistemas y tecnología, el 94,4% de los objetos que podrían estar conectados, no lo están. A pesar de ello podemos decir que el Internet de las Cosas ya es una realidad, pero ¿qué tan cerca estamos?

 

El dato que surgió del último encuentro de tecnología que realizó la empresa GeneXus en Montevideo, dejó a la audiencia (hablando de empresarios y desarrolladores) expectante. Lo cierto es que el software y la tecnología existen, pero aún las empresas no han terminado de convencerse que esta modalidad puede ser la que no solo le otorgue el diferencial con la competencia, sino también la que le permita fidelizar el consumo con sus clientes.

Años atrás, lo que hacían los expertos para poder crear estas interconexiones entre los objetos o las cosas era realizar un enlace de datos con un puerto de entrada y de salida, para que se pudiera interactuar con el mundo físico a través de objetos externos.

El paradigma del Internet de las Cosas se trata también de la interconexión de los objetos, pero a través de Internet: surgió para que por medio de la tecnología se puedan manipular cierto tipo de acciones de diferentes objetos, como, por ejemplo, cerrar un portón, prender una luz o pedir el ascensor por medio de una aplicación en un dispositivo usable.

Este comportamiento de parte de los usuarios se ha ido habilitando poco a poco, a través de los dispositivos móviles, con acciones que ya hoy en día son más habituales por intermedio de las apps: pedir un taxi o comida desde nuestro celular; también se habilita por las tecnologías que lo propician, como el poder de la nube y los sensores.

Los expertos estiman que en menos de 5 años Latinoamérica vivirá sin restricción un entorno digital inteligente. Y parte de esta era viene dominada por la gran cantidad de objetos conectados a Internet en todo el mundo, sumado al desarrollo de aplicaciones que buscan facilitar la vida de las personas y empresas a través de buenas ideas. 

Definitivamente estamos cerca de la panacea del IoT sin embargo aún falta que las empresas se animen a dar el último paso: el paso de la innovación que los llevará al éxito.

 

Anibal Gonda, Evangelizador Técnico de GeneXus

 

 

 

 

 

Síguenos en Twitter

 

Síguenos en Facebook